sábado, 1 de diciembre de 2012

''David Boring'' de Daniel Clowes. Del thriller policiaco a la experimentación meta-textual.


David Boring (2002) de Daniel Clowes, es un cómic en clave de novela (gráfica) negra o relato policial, con toques meta literarios y de erotismo, dividida en 3 actos. David Boring es un adolescente entrando a la adultez, recientemente mudado a la ciudad de Oceana, escapando del pernicioso influjo de su madre con la que vivía en el pueblo campestre de Merryvale. Comparte el departamento con su amiga lesbiana Dot, trabaja como vigilante en una empresa de sistemas, y dedica su tiempo a tener relaciones sexuales casuales con diferentes mujeres que se acerquen a su ideal estético de belleza femenina.


El primer arco tiene una naturaleza introductoria, estableciendo la lógica y motivaciones del protagonista: su búsqueda insaciable del placer en muchachitas con las que no se involucra sentimentalmente, el alejamiento de su pueblo en busca de cortar el vínculo pernicioso con su madre, el recuerdo constante de su padre, un artista de historietas de los años 70’s al que nunca llegó a conocer, y del que su madre no le contó demasiado.

Pronto la narración toma un giro dramático hacia el género negro, cuando su amigo de infancia Whitey -recién llegado a la ciudad desde Merryvale- es asesinado en circunstancias no esclarecidas. Al mismo tiempo, David conoce a Wanda, una chica de la que queda perdidamente enamorado, con la que logra alcanzar niveles irrepetibles de placer al acostarse con ella -luego de un largo proceso de conquista-, pero que desaparecerá repentinamente de su vida. Finalmente, durante una visita a su pueblo para asistir al funeral de Whitey, recupera un viejo ejemplar de Yellow Streak Annual #1 que tenía guardado en su casa del árbol, obra de su padre, y que a partir de entonces analizará minuciosamente en busca de algún tipo de revelación sobre su progenitor. Al final de este capítulo, una sombra intenta acabar con la vida de David Boring.


El segundo acto está desarrollado como una magnífica historia de misterio del tipo ''cuarto cerrado''. Luego del atentado contra su vida, David Boring es llevado por su madre y su amiga Dot a una mansión de propiedad de su familia, ubicada en una isla dentro de un lago, con el fin de recuperarse completamente.

Al llegar a la isla, el señor Hulligan -residente de la mansión- les informa que hay otros huéspedes: la Sra. Capón, prima canadiense de su madre, acompañada por su hija y el esposo de esta. Finalmente llega el ''Tío August'', con noticias acerca de un ataque terrorista con armas biológicas en tierra firme. Los personajes quedan literalmente aislados, con el plan de pasar los próximos meses en ese alejado refugio. El encierro y la proximidad física son un aliciente para que comiencen a darse todo tipo de relaciones personales entre los huéspedes, sean de afecto o desconfianza, con consecuencias inesperadas. De pronto, como si un karma oscuro persiguiera de manera vehemente al ''héroe'' de esta historia, ocurren nuevos asesinatos.


El tercer y último acto nos presenta a un David Boring ya recuperado y aparentemente establecido, con un nuevo trabajo y una nueva relación sentimental. Pero esto no dura demasiado. Tras conocer a otro de los amantes de Wanda (el amor idílico de David en el primer arco, que desapareció repentinamente), deciden averiguar juntos su paradero. Esto abre la puerta a nuevos misterios, al descubrimiento por parte de David de un nuevo y aún más potente amor, a nuevos crímenes, y a un final impensado, que pone broche de oro a esta gran obra de Daniel Clowes, uno de los trabajos más ambiciosos y complejos de su carrera, lleno de giros dramáticos y de multiplicidad de significados.


El aspecto meta-literario está presente en todo momento. Desde la primera página, es el propio David Boring quien nos cuenta la historia, poniéndose a sí mismo en el papel de protagonista de una aventura de formato clásico en tres actos. Y siendo Boring un director de cine aficionado, es posible interpretar que lo que leemos es el resultado final de su ambición manifiesta por escribir un guión cinematográfico, al que se hace referencia en varios tramos de la historia. El personaje nos narra muchas secuencias como si analizara las escenas de una película. Hay comentarios explícitos e implícitos sobre el proceso creativo de la ficción narrativa, e incluso auto referencias a la propia obra de Daniel Clowes (Dot tiene la misma apariencia y una personalidad muy parecida a Rebecca de Ghostworld, por poner sólo un ejemplo).


El estudio por parte de David del formulaico cómic de superhéroes Yellow Streak -realizado en los 70’s por su padre- sirve también como plataforma para cuestionarnos constantemente acerca de las posibilidades de la historieta como medio, mientras el autor juega con múltiples significados y paralelismos. ''David Boring'' es un cómic que difícilmente agotará el interés del lector en la primera lectura; que se presta para ser analizado bajo distintas perspectivas (una de ellas, la de un excelente thriller ''puro y duro'', más allá de lo metatextual) y también para resolver individualmente algunos de los misterios que se nos plantea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.