lunes, 21 de septiembre de 2015

Nuevo proyecto ''Cómics.21'', ¿un nuevo ''sancochado''?


     El día de hoy el propio escritor, guionista, editor y cineasta español -con muchos años en Lima- Hernán Migoya, se reveló como el nuevo encargado del alicaído proyecto ''Cómics.21'', que en los últimos años se fue a pique con la publicación casi exclusiva de insulsos macroeventos superheroicos de 50 partes y sin sustancia narrativa, dirigidos a niños, todos ellos recomendados por los ''frikis'' del Grupo Kingdom (quienes no han abandonado el proyecto, pero quedan relegados a unos simples ''contestadores de dudas'' en el blog de dicho proyecto, sin ninguna capacidad directiva). Aquí el comunicado oficial:

http://blogs.peru21.pe/comics21/2015/09/bienvenidos-al-nuevo-comics21.html

Migoya ha anunciado una serie de reformas, algunas muy interesantes y otras que realmente hacen pensar si esto no va para peor. Y otras, que parecen indicar que, pese a tener una nueva cabeza, esto va a seguir siendo más de lo mismo. Comparto mi punto de vista sobre lo que me parece lo bueno, lo ''igual'' y lo malo de este comunicado.

Para comenzar: lo bueno. Hernán Migoya es una persona con verdadera cultura del cómic, no es un ''friki'' de los que se pasaron toda su vida leyendo superhéroes y punto. Tiene experiencia como guionista y editor en importantes editoriales españolas (La Cúpula, Glénat), aparte de ser escritor y cineasta. Anuncia que el proyecto apostará -siempre a precios populares- por publicar lo mejor (ojo, lo mejor, no cualquier cosa) del género superheroico, pero también obras de cómic independiente, cómic europeo, novelas gráficas, incluso material peruano etc. En fin, abrir el abanico de posibilidades aprovechando la riqueza del medio historietístico en toda su diversidad. ¡Bien por eso! Y una de las muestras de su bien tino para comenzar este proyecto es elegir una saga de superhéroes clásica y de calidad indiscutible como El Regreso del Caballero Oscuro (The Dark Knight Returns) de Frank Miller (1986). Así es, se corta de cuajo con la tontera de publicar puros macroeventos infantiloides y de hacer creer a la gente que ''lo más actual es lo mejor'', que lo que importa en un cómic es su ''actualidad'' o su valor dentro de la ''continuidad'', o si aparecen decenas de personajes, cuando lo único que debe importar a secas es LA CALIDAD.

Continuemos ahora con lo ''igual''. Así es, parece que árbol que nace torcido, morirá torcido, así le arranquen la cabeza y le pongan una nueva. ¡Prosiguen las temidas MUTILACIONES! Apenas se anuncia la publicación de TDKR, se indica que se publicará en ¡8 partes!. La publicación original de este cómic en 1986 consto de 4 ejemplares ''prestige'' (lomo plano y 52 páginas cada uno). Entonces los partirán a la mitad cada uno, cobrando 5 soles, lo que nos deja una obra mutilada en 8 partes al costo de S./40 nuevos soles (no muy popular que digamos, por una edición mediocre). ¡Y ahora habrá que ver las portadas ''made in Av. Wilson'' que se inventarán! (o incluso repetirán cada una dos veces, como han hecho antes) ¿Tanto costaba publicar los ''prestige'' y cobrar S./10 soles por cada uno? ¿O de llano publicar tomos compilatorios en esta nueva etapa? Parece que sí, que no hay ideas nuevas en cuanto a formatos. Por tanto prosiguen las mutilaciones, y esto da pie para pensar que en cualquier momento aparecerán como siempre las splash-pages mutiladas, o que te pongan una página de un álbum de figuritas de la Eurocopa 2012 o del álbum de Esto es Guerra en plena portada.

Lo malo: Si se dice que se va a apostar por las mejores obras del cómic mundial (uno se imagina Maus, El Incal, Persépolis, Black Jack, El Eternauta, etc.), sorprende un poco entonces que el primer anuncio sea ni más ni menos que el de LA CHOLA POWER, un cómic nacional que es un mal calco de los cómics de superhéroes más superficiales (puñete y patada) en un contexto urbano local (el villano es chofer de combi, el superhéroe se recursea como huachimán, la heroína desayuna choclo con queso y anda en minifalda cual vedette de cumbia, etc etc.). Los que hayan tenido oportunidad de leer este cómic, que además ya se encuentra en los quioscos actualmente por otra editorial, ya saben que -al margen del concepto simplón- no destaca precisamente por su calidad argumental o de diálogos. ¡Vaya apuesta! ¿Así comenzamos?

Como conclusión me parece algo positivo el cambio de dirección del proyecto, pero me sigue dejando dudas. Esperemos que todo sea para mejor, y que Migoya tenga mucho tiempo para plasmar su visión culta e informada en un proyecto de publicación masivo como Cómics.21 (y que no renuncie de acá a unos meses o se vaya a vivir a otro país, para que Grupo Kingdom regrese con sus macroeventos).

¿Y USTEDES QUÉ OPINAN?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.