viernes, 19 de julio de 2013

Las 7 portadas ( - 1 ) del último número de Locke & Key.



Luego de 6 años de gran éxito popular y crítico, la serie Locke and Key (IDW Publishing) finaliza este 2013 con el número Alpha #2 (a publicarse el mes de Octubre), correspondiente al sexto volumen titulado Alpha & Omega. Escrita por Joe Hill (hijo de Stephen King) y dibujada por el chileno Gabriel Rodríguez, Locke and Key es una historia que mezcla misterio, magia y horror. La serie ha ganado varios premios importantes, se ha forjado una masiva base de seguidores, y ha sido calificada por algunos críticos como ''El Sandman de los tiempos actuales''.

Yo solamente tuve oportunidad de leer el ejemplar de Locke & Key Free Comic Book Day 2011 (que incluía un episodio de la tercera o cuarta temporada), pero me bastó para darme cuenta que era un cómic de mucha calidad, bellamente ilustrado, y que efectivamente transmite una sensación de ensueño al leerlo. Algún día me compraré la obra completa, por lo pronto me he pedido la reimpresión del primer número, que IDW editará también en el mes de octubre al módico precio de $1.00 dólar.

Los autores ya manifestaron que se trata del final definitivo de la serie (no van a caer en el jueguito de seguir alargándola innecesariamente, con fines meramente mercantilistas, como hacen muchos), y que se dedicarán a otros proyectos. En el caso de Gabriel Rodríguez, ya se anunció que dibujará la nueva serie de Little Nemo, guionizada por Eric Shanower (Oz).

Para cerrar con broche de oro, se están ofreciendo 7 portadas distintas de Locke and Key Alpha #2. La portada ''regular'' o A,  dibujada por el propio Rodríguez, será revelada recién el mismo día de la publicación. Aquí los dejo con las portadas B, C, D, E, F y G a cargo de los maestros Simon Bisley, Glenn Fabry, Michael Kaluta, Bill Sienkiewicz, Dave Sim y Bernie Wrightson, respectivamente. Una gloriosa pléyade de artistas, sin ninguna duda. La portada que abre este post, corresponde a la del estuche especial de Locke & Key: Alpha #2 Boxed Set, que contendrá los 7 ejemplares con las distintas portadas, al precio de $49.99. Seguro que los fanáticos más extremos de esta serie no dejarán pasar la ocasión.

PD: Me veo obligado a la penosa tarea de tener que expresar una vez más mi repudio hacia el ignorante oportunista de Zlatko Pérez Luna de Editora VUK, quien por algún tipo de trauma, fijación personal, o simple y llana estupidez agravada, se ha dedicado desde hace 2 años atrás a DIFAMAR  REITERADAMENTE al gran artista e intelectual norteamericano DAVE SIM (conocido mundialmente por su obra CEREBUS; ilustrador de la portada F), diciendo en cuanta ocasión se le presenta que ''Dave Sim es un demente que vive encerrado en un manicomio, sin contacto con ningún ser humano hace décadas, bota espuma por la boca, etc.''. No sé del culo de quién ha sacado esa falsa y absurda historia este tipejo, pero que termine de una vez por todas con el hostigamiento y difamación gratuita contra DAVE SIM.

jueves, 18 de julio de 2013

REVIVAL (Image Comics) rompe esquemas a partir de su número #12, con el aporte de Skottie Young y Art Baltazar.


REVIVAL es una de mis series contemporáneas favoritas, y ya la he mencionado varias veces en este blog. Si bien el núcleo argumental gira en torno a un grupo de personas muertas que ha vuelto a la vida -lo que nos hace pensar automáticamente en ''otra historia más de zombies''-, REVIVAL es un cómic fantástico en muchos aspectos, sea por el magistral trabajo de caracterización de un amplio y variado cast de personajes, el logrado clima de misterio y horror en un pequeño pueblo rural que se encuentra en cuarentena, el gore impactante pero bien dosificado, la multiplicidad de tramas que se mezclan al unísono, etc.

Para el número #12 (publicado ayer en USA), el equipo creativo de la serie conformado por Tim Seeley en guión y Mike Norton en dibujo, se sale completamente del molde, incorporando a dos artistas muy relacionados con el cómic infantil: Skottie Young como portadista (reemplazando a la habitual Jenny Frison) y Art Baltazar en algunas partes del arte interior. La idea: reflejar el mundo infantil del pequeño Cooper -hijo de la oficial de policía y protagonista de la serie Dana Cypress- y la manera en la que ha interiorizado los extraordinarios y chocantes sucesos que vienen alterando la otrora tranquila ciudad de Wausau, Wisconsin.

Y qué mejor manera de plasmarlo que mediante un cómic dentro del cómic ''hecho'' por el niño Cooper. Así, en REVIVAL #12 presenciamos un interesante recurso meta-narrativo, que ayuda a dar profundidad a la serie y que le demuestra una vez más a los incrédulos que este título es mucho más que una simple ''historia de zombies'' del montón. A propósito de ello, celebro las numerosas nominaciones (mejor nueva serie, mejor portadista, mejor escritor y mejor dibujante) que ha recibido REVIVAL en los Harvey Awards 2013. A diferencia de otros blogs, acá sí se reseñan y se recomiendan series antes de que reciban el aplauso unánime de la crítica extranjera, para luego simplemente subirse al coche del elogio y los adjetivos repetitivos.

Mientras espero que mi copia llegue de USA, los dejo con 2 páginas de REVIVAL #12 (tomadas de la web Hack/Slash Inc. de Tim Seeley). Con estas 8 viñetas del cómic ''dibujado'' por el niño Cooper se pueden hacer una idea bastante básica pero concreta de lo que va la serie. De más está decir que recomiendo completamente este título de Image a todos aquellos que quieran leer un cómic actual de calidad, con personajes bien desarrollados, con una trama compleja y llena de misterio que te obliga a querer releer una y otra vez los números pasados en busca de detalles, con un dibujo de primera, y que además -como vemos- es creativamente arriesgado y no teme salirse del molde en cualquier momento.


martes, 16 de julio de 2013

Mi carta publicada en EERIE #3 (Dark Horse, Julio 2013).

Genial portada de Jim Pavelec, basada en el cuadro
''El Pecado'' de Franz von Stuck (1863-1928)
Creepy y Eerie (junto a Vampirella) fueron las revistas de cómics más emblemáticas de Warren Publishing, la editorial de cómics de horror más reconocida desde los años 60’s hasta los 80’s, cuando desaparece. Estas publicaciones salían en formato magazine -mayor tamaño que un comic book, en blanco y negro, y para distribución directa en quioscos-, y gracias a esto no se regían por el nefasto Comics Code Authority que censuró y prohibió las publicaciones de horror de EC (y similares) a comienzos de los 50’s. De esa manera pudo rescatar, mantener viva, y llevar al siguiente nivel a la gran tradición del cómic norteamericano de horror.

¡Quién no ha leído una Creepy alguna vez en su vida! (si no lo hiciste no tuviste infancia, adolescencia, adultez, ni vida). Acá en Perú se podían conseguir las ediciones españolas de Toutain en el Centro de Lima (en las que se juntaba material de los tres títulos emblemáticos de Warren), y así muchos empezamos a descubrir a tremendos maestros del cómic norteamericano y europeo como Berni Wrightson, Richard Corben, Wally Wood, Esteban Maroto, entre tantos otros, y con esas alucinantes portadas de Frazetta, Sanjulián o el peruano Boris Vallejo, aunque en ese tiempo los más ''cachorros'' no nos preocupábamos mucho de estar cotejando los créditos.

Volviendo al presente, hace más o menos 2 años la editorial Dark Horse se hizo con los derechos de Creepy y Eerie, y desde entonces han ''revivido'' a estas fabulosas revistas, en las que se publican nuevas historias a cargo de destacados autores contemporáneos, siempre acompañadas de reimpresiones de algunos relatos clásicos (aparte claro, vienen publicando también lujosas ediciones de archivo en tapa dura, con puro material de las etapas clásicas).

Cuando me enteré de esto, inmediatamente puse a Eerie en mi lista de compra de series mensuales (la serie de Creepy ya se encontraba avanzada en la numeración, y a veces a los coleccionistas nos gana la ''manía matemática'' de querer coleccionar nuestras series desde el inicio, y además al igual que antaño, los autores de ambas revistas suelen alternarse). El primer número me pareció fantástico y me animé a mandar una carta, la que ahora me ha llenado de alegría ver publicada en el tercer número, casi un año después de que la enviara (esta revista sale cada 6 meses, y como mi carta no había salido en el #2, ya había perdido las esperanzas).

Así que ahí queda mi nombre en un número de Eerie, impreso junto a los de maestros como Paul Chadwick, Johnatan Case o el mismísimo Wally Wood, con lo cual no puedo evitar sentirme parte -así sea una parte microscópica, la que nos corresponde a los lectores que enviamos cartas, pero una parte imborrable al fin y al cabo- de la grandiosa tradición de los cómics de horror de la Warren.

Los dejo con mi carta y la hilarante respuesta del Primo Eerie (adjunto una traducción en la que lamentablemente se pierde algo del humor de la respuesta, pues hay un par de frases hechas -que encima han sido levemente modificadas con fines sarcásticos- que son imposibles de traducir exactamente). ¡Ah! Y en agradecimiento a este engendro deforme por haber publicado mi carta, me comprometo a hacer una reseña de Eerie #3 en las próximas semanas.


Querido Primo Eerie:

     ¡El primer número de tu revista estuvo perfecto! Fue todo lo que se supone que una gran antología de cómic de horror debe ser. La historia de Dave Lapham sobre un hombre convertido en robot, que pensaba estar ayudando a la humanidad a deshacerse de esos malditos artefactos -mientras sin saberlo hacía exactamente lo contrario-, fue bastante perturbadora y gratamente retorcida. La historia en clave de humor de Bill DuBay fue un gran homenaje a ese estupendo modelo clásico -recientemente descontinuado-  de Volkswagen.
     Bien,  todos sabemos que el género de horror no sería tan cautivante sin esos chispazos de erotismo presentes en casi todo relato clásico de horror. ‘‘Beta-Eden’’ de Taylor y Garres nos dió bastante de eso, ¡y de la manera más repulsiva que podríamos imaginar!
     Finalmente, la reimpresión del notable tributo a Frankenstein de Potter y Corben seguramente ayudará a los lectores más jóvenes a descubrir y apreciar la excelente narrativa y estética de las obras maestras de la vieja escuela. Todas estas historias -envueltas en las magníficas ilustraciones de Jim Pavelec y Berni Wrightson- concretaron un impecable y potente primer número.
     Espero con impaciencia el segundo número de Eerie, y espero que la revista sea publicada más de 2 veces al año, ya que ambos sabemos que es una casi imperceptiblemente mejor revista que la de tu viejo tío Creepy.

Guido Cuadros Ferro Acuña
Lima, Perú

Bueno, bendice mis transpiradas pantalonetas, Guido, si tu carta no acaba de tocar los sentimientos más profundos de mi oscuro y pequeño corazón. En un punto, empero, debo estar en desacuerdo contigo: mi revista tiene bastante perceptiblemente mayor valor por página que la de ese rancio viejo canalla del tío Creepy. Cierto, puede que su oferta esté disponible con mayor frecuencia, pero ese esquelético viejo diablo olvida que la espera es una deliciosa agonía.

sábado, 13 de julio de 2013

THE CROW: Skinning The Wolves. Lo último de JAMES O'BARR (y el anuncio de su próxima visita a nuestro país).


The Crow (el cuervo) es un ente sobrenatural, que le otorga la posibilidad a algunas almas atormentadas -víctimas de brutales actos de injusticia y violencia pura-, de volver al mundo de los vivos para vengar su muerte y la de los suyos. Haciendo de guía y consejero de sus protegidos (cadáveres vueltos a la vida, invulnerables y con una fuerza sobrenatural), el cuervo evita que caigan en la vacilación o en la duda, ante el baño de sangre que ellos mismos ejecutan como parte de su justa venganza, hasta que hayan cumplido con su objetivo y alcanzado la redención.

James O’Barr creó esta mitología en una miniserie de 4 números publicada en 1989 por un sello relativamente pequeño, Caliber Comics. En ese historia el protagonista era un joven citadino llamado Eric, quien es asesinado junto a su novia (de hecho agoniza mientras observa como su pareja es violada hasta la muerte) por una banda de criminales. De retorno del más allá, ya como protegido del cuervo, comienza una matanza que tiene como objetivo eliminar a todos los responsables de su desgracia, directos e indirectos, y a cualquiera que planee impedírselo.

El cómic tuvo una gran repercusión en circuitos no comerciales dentro de los Estados Unidos, pues aparte de tratarse de una cautivante historia de venganza, reflejaba también la estética y en parte la ''ideología'' del movimiento dark/gótico/wave, profesado por un importante sector de la juventud norteamericana, que hasta entonces contaba con numerosos referentes musicales y literarios, pero no comiqueros (este último término no me gusta nada, pero ''historietísticos'' me suena igual de huachafo).

De ser un cómic casi underground, The Crow se convertiría en un fenómeno cultural de alcance global gracias a la adaptación cinematográfica de Alex Proyas (Dimension Films, 1994) protagonizada por Brandon Lee -hijo del mítico Bruce Lee- quien moriría trágicamente durante la grabación de la película, en una escena de tiroteo (una bala de verdad se filtró entre las balas de salva que decidió utilizar el estudio). Con esto, obviamente, el cómic, la película y todo lo relacionado a la obra de James O’Barr adquiría definitiva e irreversiblemente un status de culto.


Desde mediados de los 90’s se han realizado varias miniseries de The Crow en distintas editoriales, algunas con Eric como protagonista y otras con personajes completamente distintos. Pero O’Barr limitó su participación en estos proyectos a las labores de consultor, editor o portadista. Después de mucho tiempo, James O’Barr ha vuelto a hacerse cargo de su obra más emblemática, con la miniserie de 3 partes ''The Crow: Skinning the Wolves'' (IDW Publishing, 2013) esta vez como guionista y encargándose de los layouts, con arte final de Jim Terry.

Skinning the Wolves nos ubica en uno de los escenarios ideales para desarrollar una historia de venganza justiciera: un campo de concentración nazi, casi al final de la 2da guerra mundial. La mayoría de soldados alemanes se encuentran desmoralizados por una guerra que parece no tener visos de acabar y por el tipo de tareas que les son encargadas. A lo mucho, se sienten afortunados de pertenecer al grupo de los ''ganadores'' mientras observan -y propician- la suerte de los prisioneros que se encuentran bajo su poder. Hay mucho cinismo y resignación en la actitud de todos ellos, pero eso no les impide hacer y seguir haciendo lo que ''tienen'' que hacer.

El Comandante a cargo del campamento es un caso completamente distinto. Alto mando nazi, convencido de su ideología, del destino de poderío global que le espera al III Reich y a la raza superior. Culto, capaz, inteligente, se queja constantemente de la sarta de ineptos e ignorantes que tiene a su mando. Se encierra en su oficina a escuchar las óperas de Wagner. Es impulsivo, y considera a los prisioneros sub-humanos que no merecen vivir, así que constantemente da órdenes para eliminarlos (si es que no lo hace él mismo).


Pero esto (digamos, las tareas ''entendibles'' de todo mando nazi a cargo de un campo de concentración) no le basta. Su sadismo no tiene límites, y cada vez que llega un cargamento nuevo de prisioneros pide que le manden a los intelectuales (profesores, músicos, pintores, etc.), a los que invita a jugar una partida de ajedrez, ofreciéndoles la vida en caso de ganar y adelantándoles una muerte segura en caso de perder. Lo peor de todo es que ni siquiera cumple su palabra.

Justamente la historia comienza cuando llega un nuevo ''lote'' de prisioneros al campo de concentración. Uno de los pasajeros está haciendo un viaje de retorno: es una de las víctimas de los siniestros juegos ajedrecísticos del comandante, quien ha regresado poseído por el cuervo para hacer justicia. Así, desde el soldado raso hasta el más alto mando, comenzará un redentor baño de sangre, ante la sorpresa de militares y prisioneros, que no saben qué es lo que está sucediendo.

Simplificando las cosas, podríamos clasificar esta obra -y a las otras encarnaciones de El Cuervo en general- como una historia del tipo ''bodycount'' (referencia ineludible: la película Death Wish o ''Vengador Anónimo'' protagonizada por Charles Bronson), en las que un protagonista -que digamos, tiene un sustento moral para hacerlo- se dedica a bajarse a decenas y centenares de criminales, delincuentes, violadores o en este caso nazis, cuya muerte el lector/espectador va a celebrar y por la cual no va a sentir ningún tipo de culpa o remordimiento.


Creo que las historias tipo bodycount tienen un atractivo muy especial pues nos transportan a los lectores/espectadores a un plano ficticio en el que sabemos que se va a hacer justicia de la manera más directa y eficaz, como quizá muchos de nosotros quisiéramos poder hacer, al ver el estado de las cosas en nuestra sociedad.

Poniendo un par de ejemplos locales, muchos terroristas que se ensañaron con nuestro país en décadas anteriores, así como los rezagos que siguen activos como sicarios del narcotráfico, gozan de los beneficios de los derechos humanos (plataforma secuestrada desde hace mucho tiempo por grupos políticos con intereses afines), por los cuales los militares y las autoridades peruanas se ven obligados a tratarlos casi como ciudadanos ejemplares o luchadores sociales a los que no se les puede tocar ni con el pétalo de una rosa y a los que hay que otorgar una cárcel dorada, so pena de ser ellos mismos enjuiciados y privados de su libertad. Ni qué decir de los conocidos casos de violadores de menores que han salido a las calles después de sólo 3 o 4 años de purgar benéficas condenas (por ineptitud o corrupción de los jueces, que son otro lote de temer).

Entonces, si la ''civilización'' y nuestras propias restricciones humanas (y sobre todo, el miedo a lo que podría ocurrirnos), nos impiden mandar al otro mundo de buenas a primeras a quienes estamos convencidos que estarían mejor muertos que vivos; pues el cine, la literatura o los cómics -en fin, el campo de la  ficción- nos permiten fantasear con este tipo de justicia absoluta, en el que todos los culpables de un crimen execrable (y sin caer en leguleyadas que limpian a algunos y ensucian a otros) reciben la sanción que merecen, a manos de sus propias víctimas

Definitivamente el autor de una obra de este tipo debe saber condimentar su narración con otros elementos, para evitar que se caiga en una repetitiva y aburrida secuencia lineal interminable. O’Barr lo sabe, y es por eso que su mito de El Cuervo, lleno de violencia redentora pero también de bella poesía textual y gráfica, ha trascendido las páginas del cómic para convertirse en uno de los íconos del imaginario de la cultura popular moderna.


Lima Comics, festival anual de historieta, ha anunciado a James O’Barr como el invitado principal del 2013 (el evento aún no tiene fecha definida). Él estuvo hace pocos meses en un evento en Chile, así que no parece tan descabellado que llegue a nuestro país. Esperemos que no se caiga su visita, que si llega a Lima no se intoxique con la comida, y que podamos escucharlo, saludarlo y pedirle que nos firme o quizá hasta que nos haga algún boceto (esto sería magnífico) en una de sus obras (no sean tan atorrantes de ir con páginas en blanco). Les recomiendo ir comprando la edición especial de la obra original, que se consigue fácilmente en Amazon a $15.00, o las nuevas miniseries que está realizando para IDW (ya no tan fáciles de conseguir si no las compraste en su momento). No les quepan dudas que se trata de un grande.

lunes, 8 de julio de 2013

''TRANSFUSION: Vampires vs. Robots'' de Steve Niles y Menton3. Alianzas inesperadas contra un enemigo común.


Toca reseñar otro título de los que se ha hecho costumbre clasificar como cross-gender (término tomado de la sexología, que hace referencia al cruce de géneros), como ya lo hiciera hace algunas semanas con The New Deadwardians (una obra con vampiros y zombies como protagonistas).

En esta ocasión me ocuparé de la miniserie de 3 entregas TRANSFUSION: Vampires vs. Robots (IDW Publishing, 2012), del maestro del horror moderno Steve Niles (30 Days of Night, Criminal Macabre) y Menton 3, un artista proveniente del campo de la ilustración y la pintura  (también es músico multi-instrumentalista), que con sus técnicas mixtas, su dominio de las texturas y variados recursos no tradicionales, nos trae a la mente a otros artistas como Dave McKean o Ben Templesmith, pero con una estética que tira más para lo ''dark/industrial''.


TRANSFUSION es un trabajo muy interesante, con un enfoque serio, pese a lo que el común de lectores crea esperar de un cómic con el subtítulo ''Vampiros vs. Robots''. Se trata de una historia de horror, en un mundo post-apocalíptico muy bien desarrollado y coherente. El ecosistema del planeta tierra ha sido casi completamente destruido desde que los robots se convirtieran en la especie dominante, en el eslabón superior de la cadena alimenticia.

El cielo se ha teñido de un gris permanente y casi todo se encuentra cubierto de cenizas y hollín, las noches son heladas y los días de un calor asfixiante. En el árido y monótono paisaje que se extiende sin fin, pequeños grupos o ''tribus'' de humanos -embutidos en máscaras antigas y gruesas vestimentas de cuero- intentan conseguir algo de alimento -sea algún animal o vegetal, ambos casi extintos- esperando no ser despedazados en el acto o capturados por los terroríficos robots.


Del mismo modo, clanes de vampiros buscan el sustento en los pocos humanos -incluso animales, algo antes inconcebible-, que quedan en el mundo. La imagen de los nosferatu en esta obra es similar a la de trabajos anteriores de Steve Niles, es decir, salvo algunos rasgos faciales, fuerza sobrehumana y por sus hábitos alimenticios, no hay diferencias físicas o culturales demasiado notorias entre las dos especies. Esto permite que William, el líder de su clan, oculto tras una máscara y gruesas vestimentas oscuras, pase tranquilamente por un humano más.

Él ha desarrollado una trampa que consiste en contactar a grupos de humanos y -con la promesa de alimentos y de encontrarse con otros grupos- llevarlos a un sembrío de maíz, donde obviamente les espera la muerte a manos de los suyos. Esta labor es cada vez más difícil, y cuando por fin parece haber logrado el objetivo después de mucho tiempo, una incursión de robots masacra y captura a los humanos que tanto esfuerzo le costó embaucar, y lo dejan gravemente herido a él también.


El clan se debilita, su propia mujer está a punto de desfallecer, al punto de ofrecerse ella misma como alimento para su pequeña criatura y para el resto del clan. William se niega rotundamente, pero en su interior sabe que conseguir alimento en el corto plazo es totalmente imposible. Ante la desesperada situación, uno de los vampiros más antiguos, quien asegura haber vivido por siglos, es quien se sacrifica y permite a los suyos mantener la esperanza de vida por unos días.

La situación es crítica, y -como era previsible- no pasa demasiado tiempo hasta que son detectados por los robots, con la consiguiente masacre de rigor (los más ¿afortunados? son secuestrados con fines inescrutables). William observa cómo los suyos son exterminados, mientras dos figuras lo arrastran hacia un lugar seguro. Estas le indican que se fije en cómo los robots están ''canibalizando'' a uno de sus propios scouts (robots exploradores). Ya en una cueva, máscaras afuera, los rescatadores se revelan como seres humanos, y el rescatado como un vampiro, para sorpresa de todos.


Una tregua y una alianza se firman entre Wallace y las hermanas Jess y Cat, por una razón lógica. Ellas pueden ser las últimas humanas vivas en el planeta, matarlas ahora para alimentarse de ellas sólo evitaría una muerte segura por unos días. Además tienen información sobre el comportamiento de los robots en los últimos meses: tal como le hicieron fijarse, han comenzado a canibalizarse. Refuerzan el grupo con otro clan de vampiros, quienes también se comprometen a respetar la tregua. 

Juntos elaboran un plan que consiste en herir a un robot scout y seguirlo hasta su base, y llegados a ella descubrir lo que está pasando. Las opciones son morir combatiendo y quizá encontrar una solución, no tiene sentido prolongar la existencia por más tiempo en las circunstancias actuales.

Así es como, en el clímax de esta interesante historia -en la que nos sumergimos gracias a la buena narrativa de Niles y al cautivante despliegue gráfico ultra moderno de Menton 3- los protagonistas descubrirán la verdad sobre el origen de los robots, y lucharán unidos para intentar derrotar a un mermado enemigo común... mientras dure la tregua.

sábado, 6 de julio de 2013

Graffiti: artista PÉSIMO engalana una pared de mi barrio.


El día de hoy caminaba por las calles de mi zona, a un par de cuadras de mi casa, y me encontré con esta espectacular ilustración del graffitero peruano PÉSIMO, realizada seguramente el día de ayer.

Se trata de una obra muy colorida y llena de vida, pero destaca sobre todo por un detalle fundamental: PÉSIMO demuestra su gran capacidad y talento, manteniendo la fineza y claridad de su trazo en una pared de superficie totalmente GRANULADA, y con la parte superior de ladrillo ''pelado'' (como podrán apreciar en las siguientes dos fotografías). Un lienzo hostil, no apto para aficionados ni principiantes.


Mientras tomaba estas fotografías reflexioné un poco sobre la naturaleza de esta forma de expresión, y la actitud de sus artistas. El graffitero gasta su buen dinero en materiales (si quiere hacer una obra de calidad como ésta), elige una pared al azar y plasma su visión de manera desinteresada, sabiendo que puede ser borrada al día siguiente. La termina y se va, sin cobrar nada ni recibir aplausos, a seguir con su vida. Y cualquiera que pase por ahí, disfruta el resultado.


viernes, 5 de julio de 2013

Visita de Lito Fernández (Argentina), presentación de la ''novela gráfica'' Cementerio General y... nada más. El pobre panorama del cómic en la próxima Feria del Libro de Lima.


Acaba de hacerse público el cronograma de actividades culturales de la próxima Feria Internacional del Libro de Lima 2013, que se realizará en el parque Próceres de la Independencia de Jesús María entre el 19 de Julio y el 04 de Agosto. He revisado todo el programa y me sorprende lo caído que está el ''Salón del Cómic'' de este año, y la poca cantidad de charlas y presentaciones dedicadas a la historieta. A continuación voy a comentar las pocas actividades relacionadas al cómic que se realizarán en la FIL 2003.

Para comenzar hay que decir que el ''Salón del Cómic'', que se realiza ya desde hace 4 años en la FIL, es un triste remedo o grosera caricatura de eventos internacionales que se realizan en países como España o Francia y llevan este nombre. En la primera edición del 2010, dicho ''Salón'' consistió en un cuartucho vacío en el que se habían puesto dos figuras gigantescas de cartón de Batman y Iron-Man, y se habían pegado malamente unos retazos de cómic en las paredes. En las próximas ediciones, y sobre todo por la crítica de algunos entre los que me incluyo, se quiso mejorar un poco el asunto, con exposiciones menos desastrosas, charlas especializadas y mayor número de invitados internacionales. Pero la cosa no evolucionó demasiado, y este año estamos presenciando incluso una involución de este chistoso ''Salón''.

También hay que recalcar que este mal llamado salón del cómic está organizado principalmente por Benjamín Corzo de la Librería Contracultura, que cuenta siempre en estas ocasiones con el apoyo de la servil gente del blog La Nuez y algunos otros miembros del Club Nazca de la Historieta. El único objetivo de Corzo es promocionar los cómics que él edita o que importa de otros países. Y el Club Nazca se dedica a copar -ellos o sus sobones- todas las charlas y presentaciones que se realizan. Una repartija descarada. Por su parte, de manera incipiente, la Cámara Peruana del Libro y algunas embajadas están comenzando a colaborar con lo que se refiere a la llegada de los invitados internacionales u organizando ellos mismos algunas charlas. Pasemos al cronograma:
 
Viernes 19 de Julio 1:15 p.m. 
Apertura del Salón del Cómic (Perú, Estados Unidos, Italia).

No sé por qué se incluye el nombre de Italia, pues no hay ningún invitado italiano, al menos no que figure en el programa. Quizá se trate de una de las típicas ''exposiciones'' (unas cuantas fotocopias a color pegadas en unos tablones) que se harán este año. No recomiendo ir a estas inauguraciones. Si alguien va, seguro no va a encontrar nada o en el mejor de los casos verá a Benjamín Corzo (si es que se aparece) y a sus esbirros pegando los papelones en las paredes a último minuto o algo por el estilo. Siempre ha sido así.

El mismo día a las 5:30 p.m. en la sala J.M. Arguedas:
Presentación (virtual) de Dennis O’Neil. Participa: Melvin Ledgard. Organiza: Cámara Peruana del Libro y embajada de los Estados Unidos.

Dennis O’Neil (Batman, Green Lantern/Green Arrow) es uno de los guionistas y editores más importantes de la DC Comics y de la industria del cómic norteamericano en general, desde finales de los 60’s y con una reconocida labor a lo  largo de varias décadas. Esta visita estaba llamada a ser el plato fuerte del evento, sin embargo ya se ha anunciado hace varios días atrás que Dennis O’Neil no va a venir al Perú por motivos de fuerza mayor. Por tanto, esta ''presentación'' no será otra cosa que una simple conexión vía Skype en una pantalla (habrá que ver qué clase de pantalla usan, porque ese nunca ha sido el fuerte de la FIL, no vaya a ser que pongan una tela blanca nomás, como suelen hacer) en la que responderá las preguntas del moderador y de algunos presentes.

Grandes entrevistas a O’Neil hay registradas por montones en internet (tanto transcritas como filmadas) así que ir a ver una más -y conducida por una persona como Ledgard, que anda completamente desactualizado en temas de cómics- no me motiva en lo absoluto. Lo que sí me parece preocupante es que no se haya aclarado en el cronograma oficial que se trata solamente de una videoconferencia. Incluso, medios ''desinformativos'' como el diario Perú.21 ya están difundiendo esta charla como si la fuera a dar Dennis O’Neil en persona, animando a la gente que vaya con sus cámaras y lapiceros (???)


Sábado 20 de Julio 4:00-5:15 p.m. Sala J.M. Arguedas:
Presentación de Lito Fernández (Argentina). Participa: Humberto Costa. Organiza: Cámara Peruana del Libro.

Lito Fernández es un dibujante argentino de larga trayectoria, dentro de su país y en Europa. Quizá no haya alcanzando el renombre de otros dibujantes argentinos de su generación, pero es un profesional de alto nivel que ha ilustrado a luminarias del noveno arte como H.G. Oesterheld, Robin Wood y Carlos Trillo. Uno de sus trabajos más recientes fue Airboy, con guión de Chuck Dixon para la editorial norteamericana Moonstone.

Esta será la visita comiquera más importante de la FIL 2013. El ''problema'' es que la obra de este autor no sólo es poco conocida en nuestro país, sino que nunca se pudo conseguir, pues las revistas argentinas o italianas en las que ha publicado nunca se vendieron ni en quioscos, ni en librerías, ni siquiera como saldos aquí en Perú. Y lo más seguro es que quienes asistamos a la charla tampoco podamos comprar algún cómic del autor, pues pocas veces los invitados internacionales vienen con material suyo para la venta (lo cual sería ideal, siempre y cuando no esté de intermediario Benjamín Corzo, con su manía de quintuplicar los precios de los cómics que recibe para vender en su stand de Contracultura).

Lito Fernández
Domingo 21 de Julio 5:30-6:45 p.m. Sala J.M. Arguedas:
Presentación de la revista Fierro Perú
Organiza: Cámara Peruana del Libro y Librería Contracultura.

Este anuncio no me causa ninguna gracia, pues es una tomadura de pelo por donde se le mire. Fierro es la revista más importante de historietas de Argentina y de Latinoamérica, que ha tenido dos etapas (1984-1992 y 2006 al presente). Sólo para que se hagan una idea de la calidad de esta mítica publicación les nombro algunos de sus colaboradores clásicos y contemporáneos: Moebius, Fontanarrosa, Horacio Altuna, Carlos Trillo, Alberto Breccia, Enrique Breccia, Solano López, Ricardo Barreiro, Juan Giménez, Juan Sasturain, Mandrafina, Diego Agrimbau, Lucas Varela, Pablo de Santis, Eduardo Risso, Juan Sáenz Valienteen fin, creo que con eso se hacen una idea de la INSTITUCIÓN que ha sido y es Fierro en la escena del cómic mundial.

La VERDADERA FIERRO argentina. Portada del ejemplar de Abril 2011. Observen los créditos para hacerse una idea del nivel de los autores.
Desde hace varios años Benjamín Corzo alucina que va a editar una versión peruana de Fierro, pues según el ''los autores peruanos están al mismo nivel que los argentinos, incluso somos más originales'' (sic). Al margen del feo viaje lisérgico de este señor, vamos a analizar las cosas objetivamente.

1). Fierro es una revista seria de historietas, que como tal paga a sus colaboradores una tarifa por página, aparte de las regalías por ejemplares vendidos, y esos pagos no son ninguna propina. ¿Va a pagar por página también Benjamin Corzo a sus talentosos autores?

2). Fierro se distribuyó siempre en Argentina de manera masiva, se encuentra en quioscos y librerías de todo el país. ¿Se conseguirá Fierro Perú también en los quioscos y librerías o sólo en la mesita de madera apolillada del ''huarique'' Contracultura en la Av. Larco?

3). Fierro es una revista que siempre se caracterizó por un altísimo nivel argumental y gráfico, con mucho espacio para la experimentación, con historias que abarcan distintos géneros como la ciencia ficción, la fantasía, la fábula, el horror, la sátira, la crónica bélica o la crónica urbana. Jamás tuvo una impronta ''subte'' o ''underground''. ¿Qué tipo de cómics van a incluirse en Fierro Perú si el grueso de la producción nacional no pasa del garabato fanzinero de amateurs que para colmo tienen como referencia al cómic underground de otros autores peruanos ''consagrados'' como DET, Cossío o Ruibal? ¿Así va a ser Fierro Perú?

4). Fierro, en sus dos etapas tuvo una periodicidad mensual que cumplieron a carta cabal, y suman casi 200 números en total. ¿Fierro Perú planea editarse todos los meses, o como es más seguro el #1 será el primer y último número?

Hay muchos otros puntos que podría tocar, para seguir reforzando la idea de que esa aberración ''Fierro Perú'' no tendría nada que ver con la FIERRO original. Acá Benjamín Corzo quiere aprovecharse del nombre FIERRO, nada más. Debería ponerle CUETE a su revista, que es el nombre con el que ha publicado sus panfletos de cómic peruano, y que parece que es lo que fuma también.

Recordemos también que Benjamín Corzo tiene un largo antecedente que lo pinta de cuerpo entero como un mitómano profesional, prometiendo proyectos y publicaciones a diestra y siniestra, y los cuales nunca llegan a concretarse. Para comenzar, hace unos meses en el evento ''Lima a Cuadritos'' también se anunció la presentación de Fierro Perú #1, y no pasó nada. Luego tenemos la ''gran antología del cómic peruano'' que haría Giancarlo Román (al que no pensaba pagarle nada), de la cual se estuvo hablando varios años, y nunca se publicó. Entre sus promesas más hilarantes -registrada en un video que se transmitió por La Mula TV-, dijo el año pasado que la revista de ''las nuevas aventuras de El CUY'' se vendería quincenalmente en todos los quioscos del Perú, y que -cito textualmente- ''un camión disfrazado de CUY repartirá la revista por costa, sierra y selva''. Nunca se publicó ni un sólo número. ¿Qué tipo de alcohol metílico ingiere este sujeto para decir esas sandeces? Una más: hace 2 años que las obras ganadoras de su ''Premio Contracultura de Novela Gráfica'' no se editan, cuando uno de los premios principales, consistía en la publicación de las mismas. Y así hay varias...

En fin, cada quien es libre de comerse el cebo de culebra que siempre ofrece Benjamín Corzo. Yo estoy convencido que al final no se va a presentar esa revista, y si sale publicada, será una versión insultante y vergonzante de la FIERRO original (con contenidos paupérrimos, de autores amateurs a los que ni siquiera se les va a pagar, o que se conforman con una propina porque ni ellos mismos se toman en serio, y que no se va a distribuir en ningún lado más que en el huarique de Av. Larco). Y, aquí lo firmo, jamás se editará un segundo número. ¿Estamos? Con farsas a otros, a mí no, Sr. Corzo. Siga fumando su CUETE nomás.

Miércoles 24 de Julio. 7:00-8:00 p.m. Auditorio César Vallejo.
Presentación de la novela gráfica ''Cementerio General'' de Dorian Fernández. Participan: actores de la película Cementerio General. Organiza: Audiovisual Films, Altazor Editores.


Este anuncio me dejó descolocado. Tuve que hacer una búsqueda en internet para averiguar de qué se trata el asunto: Dorian Fernández es un cineasta peruano, director de la película de horror ''Cementerio General'', que recién se va a estrenar en las próximas semanas. Entre las actrices protagonistas figuran nombres faranduleros como los de las altamente colchonables Leslie Shaw y Marisol Aguirre. La trama va de posesiones infernales por jugar con la Ouija, y está ambientada en la selva peruana. Paralelamente, van a presentar esta adaptación al cómic (y claro, hay que calificarla como ''novela gráfica'' porque es el término de moda, no los culpo, todos lo hacen).

Pero de los autores de la adaptación al cómic (supongo que se tratará de una adaptación, o quizá se trate de una precuela o complemento de la película, no podría asegurarlo) no encontré nada de información. En el facebook oficial de la película encontré esta página de muestra, que comparto con ustedes. La verdad no se ve mal, se nota un dibujo competente. Habrá que esperar el día de la presentación para poder apreciar el producto final, o quizá antes aparezca algo más de información al respecto. En este momento, no tengo ni idea de quienes se están encargando de este proyecto.

Ojo: como pueden ver, este evento no tiene nada que ver ni con la CPL ni con la librería Contracultura, así que pierdan cuidado que no se hará mención a esta publicación ni por asomo en el ''Salón del Cómic''. A mí sí me interesa la propuesta, me parece curiosa y la página de muestra despierta ciertas expectativas, así que también pienso asistir a esta presentación.

Sábado 27 de Julio 3:00-3:50 p.m. Auditorio César Vallejo.
Mesa Redonda: ''La novela gráfica en el Perú''. Participan: Daniel Alarcón, Sheila Alvarado, Melissa Ghezzi. Organiza: Cámara Peruana del Libro.

Daniel Alarcón es un escritor peruano-norteamericano que se ha hecho famoso en Estados Unidos y España escribiendo libros sobre la tan manoseada ''violencia política'' y la pobreza en el Perú (tema que fascina a un sector específico del mercado), aunque no ha vivido acá. Leí su novela Radio Ciudad Perdida y me pareció un escritor competente, interesante.  Me creé muchas expectativas cuando a comienzos del 2010 Daniel Alarcón anunció que publicaría una novela gráfica titulada Ciudad de Payasos, con la ilustradora Sheila Alvarado, bajo el importante sello Alfaguara. Lamentablemente cuando vi el producto final (que se presento en la FIL de ese mismo año) me di contra el piso.

Me gustan bastante la mayoría de pin-ups que Sheila Alvarado realiza desde hace años para la sección de erotismo del diario Perú.21. Allí demuestra un estilo bastante realista, tipo foto-referencia con retoques en acuarela, que me hace recordar -salvando las distancias claro- a ilustradores como Adi Granov o Tony Harris. Pensé que en la novela gráfica de Alarcón usaría ese estilo de dibujo. Nada que ver, el estilo de dibujo utilizado en Ciudad de Payasos es simplón, pobre, limitado, aburrido, sin color y no se diferencia en nada al del típico fanzinero peruano promedio. De la narrativa ni qué decir: abundan los textos gigantescos acompañados de imágenes a un costado, casi sin ninguna conexión entre uno y otro; esto y los diseños de página -por querer pasarse de experimentales o vanguardistas- resultan en una lectura densa, pesada y confusa. En fin, una desilusión total.

Lo que más me sorprendió y me sigue sorprendiendo es que, reiteradamente, tanto en la misma presentación (a la que asistí) como en múltiples entrevistas, al preguntársele sobre sus influencias o sobre su relación con el medio de los cómics, Daniel Alarcón y Shila Alvarado decían a secas: ''Nunca he leído cómics, no me interesa leer cómics'' y cosas por el estilo. ¡Con razón pues! No es de sorprender que hayan realizado una pésima labor con Ciudad de Payasos. Que dos personas que no tiene ningún interés en el cómic se pongan a hacer un cómic, da el mismo resultado que a alguien que nunca ha pateado una pelota de fútbol se le haga debutar en un partido de primera división: desastre asegurado. Alfagura creyó que esa era la fórmula, que con nombres mediáticos bastaba, pero se equivocaron, y por eso este sello no ha vuelto a embarcarse en ningún otro proyecto de ''novela gráfica'' nuevamente.

Entonces tenemos que la Cámara Peruana del Libro organiza una mesa redonda sobre ''novela gráfica en el Perú'' que será conducida y realizada por personas que han expresado repetidamente que no tienen ningún conocimiento sobre cómics y que -peor aún- no tienen el mínimo interés en cambiar esa situación. ¿Qué van a decir en esa charla entonces? Supongo que Sheila Alvarado se pondrá a alabar a sus amigos de Carboncito, y que Daniel Alarcón repetirá el cuento de que nunca ha leído un cómic en su vida, salvo uno de Joe Sacco. Quizá la única intención de esta charla sea intentar vender, al final de la misma, la gran cantidad de ejemplares de Ciudad de Payasos de los cuales Alfaguara querrá deshacerse de una vez por todas. Como sea, esta charla será apta pues sólo para masoquistas.

No leen cómics, ni les interesan los cómics, ni piensan hacer otro cómic en el futuro. Gran charla la que darán seguramente.
Y eso es todo. Ese es el gran ''Salón del Cómic'' de la FIL 2013, organizado por Benjamín Corzo con dinero de la Cámara Peruana del Libro y de algunas embajadas, y con la ayuda de sus serviles colaboradores del blog La Nuez y el Club Nazca. Están servidos. ¡Es lo que hay papá!

PD: No deja de llamar la atención que Mario Molina, que ganó el premio Contracultura de novela gráfica 2011, presentando 10 páginas guardadas que tenía hace años en un cajón, y que desde ese entonces (después de cobrar el cheque) se niega a terminar y publicar la dichosa ''novela gráfica'', aduciendo que no tiene tiempo, haya realizado el afiche oficial de la Feria del Libro de este año. ¡Marca Perú! 

martes, 2 de julio de 2013

The Private Eye, de Brian K. Vaughan y Marcos Martín. La revolucionaria propuesta de la plataforma Panel Syndicate.


Brian K. Vaughan es un guionista con una amplia trayectoria en el cómic norteamericano: junto a sus numerosos encargos para las franquicias más populares de MARVEL y DC, es reconocido por ser el co-creador de aclamados títulos como Y The Last Man, Ex Machina, Runaways y el actual éxito mundial Saga. También ha escrito guiones e incluso producido varios episodios de la serie televisiva Lost. No es tan común en la industria encontrar a un autor tan joven con ese extenso rodaje (tiene apenas 36 años).

Marcos Martín es un dibujante español con numerosas colaboraciones en Marvel (Amazing Spiderman, Daredevil) y DC (Batgirl: Year One, Breach). Tiene un estilo que mezcla la línea clara europea con el art-pop y las últimas tendencias del diseño gráfico, lo que le otorga un sello muy personal y fácilmente reconocible a sus obras. Está casado con Muntsa Vicente, ilustradora y colorista profesional, quien se ha convertido también en su compañera de trabajo en sus obras más recientes.

Ambos son autores establecidos y de fama mundial, quienes juntos han apostado en este año 2013 por un proyecto que -no me cabe la menor duda- marcará un hito en cuanto a los cómics y su relación con las nuevas tecnologías. The Private Eye -concebido como una maxiserie de 10 capítulos- es un cómic que se publica directamente en internet, a través de la web Panel Syndicate. Actualmente se acaba de lanzar el 3er número. Los lectores de todo el mundo pueden descargarlo pagando el monto que cada uno considere conveniente (con la opción de pagar $0.00, es decir absolutamente nada). La cosa no queda ahí. El cómic se lanza paralelamente en inglés, español, catalán y portugués (todas las versiones con una traducción y un letreado profesional), y se tiene en agenda ir aumentando la lista de idiomas.


El problema de la distribución queda completamente resuelto, pues el mismo día que se publica puede ser leído en cualquier lugar del globo terráqueo con una conexión a internet. Del mismo modo, el problema de los intermediarios (editores y empresarios que reciben el dinero, y que luego establecen un pago para los autores, así como tiendas especializadas o plataformas virtuales que retienen un porcentaje por la venta del cómic) también desaparece.  La relación autor-lector se democratiza por completo.

The Private Eye es -en resumen-, un cómic hecho por autores reconocidos y de amplio recorrido en la industria ''tradicional'' (no por advenedizos ni artistas ''nativos digitales''), que se publica únicamente en el formato virtual (no se publica paralelamente en físico, ni hay intenciones de hacerlo en el futuro), se puede descargar en la mejor calidad de definición en archivos PDF, CBR o CBZ, en distintos idiomas y completamente gratis (o aportar el monto que el lector crea conveniente, sea un centavo o cientos de dólares), los autores tienen la absoluta libertad creativa de contar el tipo de historia que les dé la gana y hacer lo que quieran con sus personajes, y finalmente, reciben el dinero directamente de los lectores, sin ningún intermediario de por medio.

Por todo esto, creo que The Private Eye y la plataforma Panel Syndicate, representan una iniciativa revolucionaria y sin precedentes, que -aunque por el momento no deja de ser una simple semilla- supera en muchos aspectos a otras propuestas parecidas como Comixology o incluso sitios de descargas ilegales.


La apuesta no deja de ser arriesgada, pues el total del dinero recibido podría no sólo no generar una ganancia mínima para los autores, sino ni siquiera cubrir la inversión que requiere la producción del cómic (si bien Brian K. Vaughan realiza múltiples proyectos ''tradicionales'' paralelamente, Marcos Martín se viene dedicando exclusivamente a The Private Eye durante todo el año en curso).

En este caso, al tratarse de autores muy conocidos y con una amplia base de seguidores (a mi parecer ésa es la clave), la fórmula está funcionando, lo que permite que los siguientes números se sigan auto-financiado. Los autores esperan que -si la buena suerte y el apoyo de los lectores ayudan a cimentar el proyecto- algunos colegas suyos se animen a realizar otros cómics para ser publicados próximamente en Panel Syndicate.


Marcos Martín sabe que el cómic como medio se encuentra en un momento bastante complicado: ''El cómic nació para ser el más popular y masivo de los entretenimientos, pero se ha reducido el mercado y las editoriales suben precios para compensar. Estamos en un punto en el que se cobran 3 o 4 dólares por 20 páginas de cómic. No es mucho para la gente en general, pero sí para ese público al que originariamente iba dirigido el cómic. Es un camino peligroso, que lleva a la desaparición del cómic o una existencia residual. La tecnología permite la distribución masiva y al precio mínimo''

Al mismo tiempo, no se deja nublar por el entusiasmo y tiene los pies bien puestos sobre la tierra: ''Nosotros queremos probar si éste es un sistema viable. El pago lo dejamos al criterio del lector; pero sí tenemos claro que funcionará como cualquier otra transacción dentro del sistema capitalista. Si no da beneficio, se dejará de hacer, como cualquier otro cómic impreso. No pasa nada. Eso es lo bonito del proyecto, que es el lector quien decidirá''.


Ojo: El hecho de ser publicado en una plataforma virtual, no implica que The Private Eye deje de ser un cómic 100% tradicional. A lo sumo lo que lo distingue de la mayoría de cómics publicados en formato físico de la actualidad es la forma apaisada de las páginas, que brinda un mayor espacio para los planos abiertos. Dice Martín: ''No es un pase de diapositivas, ni un storyboard animado. Son opciones totalmente legítimas pero para mí no son cómics, son otra cosa''. Los esnobistas tecnológicos se llevarán una desilusión, mientras los que amamos al cómic como lo que es, podemos estar tranquilos.

Brian K. Vaughan define a este cómic como ''Una historia detectivesca y de ciencia ficción que se desarrolla en un futuro en el que la privacidad se ha convertido en un derecho sagrado y todos tienen una identidad secreta, dirigida a público maduro''. He leído los 3 primeros números disponibles y los he disfrutado bastante, la acción es muy dinámica, los personajes interesantes y visualmente es un viaje. No dejes pasar la oportunidad de leerlos (y claro, si está dentro de tus posibilidades, colaborar con algo de dinero para asegurar la continuidad del proyecto, hasta los centavos son bievenidos).

Citas textuales de Marcos Martín tomadas del diario El País de España. Cita textual de Brian K. Vaughn tomada de la página web Panel Syndicate.